La Corbata (1/6)

Posted on

ÉL

Salgo del despacho y me acerco a ella. Le pido información sobre uno de nuestros mejores clientes. Rodeo su mesa y me coloco junto a su silla, para poder ver la pantalla. Le solicito que me haga una simple tabla en Excel con los datos que me va dando, mientras permanezco de pie, muy cerca.

Me gusta como huele y ese aire de cierta superioridad cuando me mira, pero más me gusta ver cómo se tambalea esa especie de nudo que se ha hecho en el pelo para que no le caiga en la cara mientras teclea. Necesito tocarla, siempre me ha parecido que el tacto es el mejor de los sentidos y aprovecho que tengo que corregirle una fórmula para quitarle el ratón de la mano mientras apenas rozo sus dedos. Me inclino sobre el teclado y mi corbata cae un poco sobre su hombro. Ella le da un tironcito, que me sorprende y me pone tan nervioso que se me escapa una sonrisa. Me gustan la proximidad de su cuerpo y la tensión de la situación.

El director regional se acerca a nosotros, por lo que me coloco  mi fachada profesional y terminamos de darle forma a la hoja. Le pido que le envíe un email al cliente, que le voy dictando. Ella se empeña en cambiar lo que le dicto a su manera. No discuto, mejora mi discurso y a estas alturas nada me importa en absoluto, salvo que todo sea una mala pasada de mi imaginación.

Envía el email y yo me siento frente a la mesa del director a terminar de despachar unos asuntos con él. Mientas, la observo apagar su equipo y colgarse el bolso, apresurada. Llega tarde a algún sitio. Se despide con un “hasta mañana” general. No me mira al salir. La desnudo con la mirada mientras coge la puerta.

Al minuto, mi móvil sobre la mesa se ilumina. Acabo de recibir un SMS.

ELLA

Se acerca a mi mesa pidiéndome que le proporcione unos datos sobre el cliente que nos ocupa. Rodea mi escritorio y se coloca muy cerca junto a mi silla. Me pone nerviosa sentirlo tan próximo y trato de concentrarme en lo que me está pidiendo.

Se queja de mi manejo rústico del programa; no me ofende, es cierto. Me quita el ratón de la mano, inclinándose sobre mí y haciendo que su corbata caiga sobre mi hombro derecho. Me gusta su olor a hombre y me siento tentada de agarrarle por la corbata y meterle la lengua en la boca. En lugar de eso, le doy un tímido y travieso tironcito. En mi interior, cierro los ojos, avergonzada por lo que acabo de hacer. En la realidad, sigo con la mirada fija en la pantalla, como si no hubiera sido yo. Él sonríe. ¡Bien!

Mi jefe vuelve de comer y se acerca a nosotros. Terminamos de elaborar el cuadro y empieza a dictarme un email, que yo voy redactando a mi manera; esto lo hago mejor que él.

Mientras apago el equipo, él se ha sentado con mi jefe, hablan de algunas cosas. Me apresuro a recoger todo y salgo pitando, llego tardísimo. Digo “hasta mañana”, pero a él no le miro a los ojos. Sin embargo, me siento terriblemente juguetona, y antes de arrancar el coche, sentada frente al volante, le mando un mensaje de texto al móvil.

Me ha gustado la corbata.

Me arrepiento sobre la marcha, ya traspasé el límite. Quito el freno de mano y me dispongo a poner tierra de por medio que alivie mi vergüenza. Antes de llegar al primer stop, recibo su respuesta.

A mi tú.

2 Comentarios

  1. Rebeca says:

    Buenos días Raquel! Me ha encantaaaaaaaaado la sorpresa…así entre que esperamos los lunes y esperamos los jueves, será más llevadero…O NOOO!!! Porque nos vas a matar con tanto suspense de saber lo que va a ocurrir! jajajajajaja!! Enhorabuena!! Como siempre, GENIAL! Besitos.

    1. Raquel Tello says:

      Gracias, Rebeca!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.