Emi

emiDesengañada de una vida que sólo le aporta rutina, saca adelante a un hijo de un matrimonio anterior y a un bebé de su actual marido, con su trabajo de cajera en un supermercado.

Su marido trabaja ocasionalmente como pintor de brocha gorda, por lo que no aporta estabilidad a los ingresos de la pareja, y por eso se siente atrapada económicamente en una vida que no desea, pero de la que no tiene ánimos de escapar.

Está absolutamente resignada. Sabe que no es feliz en su matrimonio, pero se ve incapaz de forzar un cambio. Es pragmática y nada aventurera. Se concentra cada día en vivir su matrimonio con normalidad, pero renunciando a sentir. Por eso, en esta historia, envidiará a Salomé, y será la única que le aconseje que viva esta historia plenamente, emocionándose ella a través de las vivencias de la amiga.

Ver los relatos en los que aparece Emi