El Humo (6/6)

Posted on

ÉL

Me gusta controlar la situación. Sigo mirándola fijamente, parece que pudiera ver sus pensamientos amontonados en el trastero de su retina y creo que hasta podría hablar con ella a través de nuestras miradas.

Bajo los ojos hasta donde me deja ver el primer botón de su camisa, sin apartarme un milímetro de ella, y me quedo unos segundos disfrutando con el subir y bajar de su pecho acelerado. Respira fuerte, está excitada. Me aproximo lentamente a su cara y la beso despacio en la boca. Sus gemidos ahogados me empiezan a estimular. Continúo por la línea de su cuello y siento sus manos rodeándome la cintura y atrayéndome hacia ella. Mi sexo a través del pantalón roza su entrepierna. Voy desabotonando su camisa, disfrutando con la visión que me regala de unos pechos llenos y suaves, recogidos en un sensual sujetador negro de encaje. Se lo desabrocho con maestría de cirujano y saboreo lentamente sus pezones. Ella me agarra el pelo con fuerza mientras aprieta mi cara contra su cuerpo. Me clavo de rodillas en el suelo, y le bajo la falda. Saca un pie y luego otro, aún subida en sus finos tacones, y se queda sólo con sus braguitas delante de mí. Le separo las piernas e introduzco un dedo dentro de la única prenda de ropa que le queda puesta. Está mojada.

La miro desde abajo. Ha cerrado los ojos y tiene la cabeza echada hacia atrás. Me encantaría hacerle una foto como está ahora. Acerco mi cara hacia su entrepierna y dejo que note el calor de mi aliento antes de comenzar a saborearla. La escucho retorcerse de placer con ese hilo de voz que me vuelve loco y ya no me contengo más. Me levanto del suelo y me desabrocho el pantalón. Ella me mira seriamente mientras lo hago, y me obliga a quitarme la camisa  y a bajarme del todo los pantalones. La miro mientras descubre mi cuerpo con sus ojos. Con mi mano derecha, me guío hasta colocarme a punto de penetrarla. Quiero disfrutar del primer contacto, de  nuestra primera vez. Entro en ella despacio mientras nos sostenemos las miradas. Poco a poco, profundamente. Nuestras bocas se buscan y se devoran y yo busco su cuello con mi lengua, mordiéndola de vez en cuando. Ella se aprieta contra mí, caliente y húmeda. Siento que le tiemblan las piernas y me aparta la cabeza tirándome del pelo hacia atrás para que la mire. Me pide que no me pare, “más fuerte, más fuerte”, la oigo susurrar. Voy a perder el juicio por ella.

“Mírame”, me grita, y entonces llega al orgasmo entre espasmos de placer sin perder la conexión con mis ojos. La visión de ese momento hace que mi excitación crezca y al poco me dejo ir yo también, mientras ella se abraza a mí, nuestros sudores se mezclan y mi fluido comienza el viaje de retorno, escapándose de su vientre, recorriendo sus piernas hacia abajo.

Nos desplomamos en el suelo, sentados uno junto al otro, y me fumo un cigarro, sin tocarnos, sintiendo nuestro vínculo sin necesidad de hablar, de tocar, ni de besar. Su pelo enredado le tapa la cara y sólo la oigo recuperar la respiración, desnuda, con sus zapatos de tacón aún puestos, apoyada su espalda contra la puerta de mi oficina. De repente, siento la necesidad de abrazarla y atraigo su cabeza hasta mi pecho, mientras exhalo por la nariz el humo de mi tabaco sobre su melena alborotada.

Sonrío. A mi mente viene esa canción de Sabina:

“Yo no quiero un amor civilizado…”

4 Comentarios

  1. Lolita says:

    Raquel escribes tan bien y lo detallas tan bien que lo voy leyendo y lo voy viendo. Hasta ese olor del humo del tabaco lo huelo.
    Felicidades cada días te superas

    1. Raquel Tello says:

      Gracias mi amol!!

  2. Rebeca says:

    Mira lo enganchadas que nos tienes que estamos leyendo a las 7:30 de la mañana….😅😅 Buenísimo, como siempre!!! Sin poder dejar de leer desde la primera frase….y con pena de que sea el último!! Enhorabuena guapa. 😙😙😙😙

    1. Raquel Tello says:

      Desde luego, sois incombustibles. Llegarán otros, no os preocupéis. Besitos

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.